Your order

Close

Subtotals

Core 7 User manual

Retoques finales

Aparte de los ajustes de los monitores, es posible que tenga que realizar retoques adicionales para mejorar la respuesta del sistema y del entorno de sala. Puede que descubra que una superficie reflectante está provocando anomalías en los agudos o quizá que los modos de la sala están perturbando la respuesta de graves.

Tratamiento de las reflexiones iniciales

El sonido reflejado por las superficies duras cercanas a la posición de escucha puede producir problemas en la respuesta de agudos y la imagen global de los monitores. Estas reflexiones iniciales pueden ser relativamente fáciles de tratar en muchos casos. La Figura 7 le muestra algunas de las causas comunes de las reflexiones iniciales en una sala de control típica.

Figura 7: Causas comunes de las reflexiones iniciales en una sala de control típica.

Las reflexiones iniciales pueden ser localizadas fácilmente usando un espejo colocado en distintas superficies del estudio para comprobar si puede ver reflejado en él alguno de los monitores cuando esté sentado en la posición de escucha. Si puede ver el reflejo de un monitor en el espejo, las frecuencias más altas rebotarán en esa superficie directamente de vuelta hacia la posición de escucha y causando potencialmente problemas de respuesta.

La colocación de material absorbente en esas superficies reducirá el efecto de las reflexiones iniciales y mejorará el sonido del sistema. Cuanto más grueso sea el material acústico, más eficaz será. Además, la creación de una cámara de aire por detrás de este material mejorará su eficacia. Coloque toda la absorción posible en los puntos de reflexiones iniciales para mejorar la respuesta del sistema.

Modos de graves de sala

Si observa picos o valles en la curva de respuesta de graves del RTA (20-250 Hz), es posible que sean causados ​​por modos de sala. Los modos de sala se producen en bajas frecuencias concretas que tienen longitudes de onda iguales o múltiplos de las dimensiones de la sala de escucha.

Por ejemplo, si la sala de escucha tiene 4 metros de largo, puede que se produzca un modo de sala a 43 Hz, dado que su longitud de onda es de unos 8 metros. Lo que implica esto es que para esa frecuencia, la respuesta de la sala cambiará drásticamente dependiendo de la posición del oyente y del monitor. Es posible que escuche más o menos de esa frecuencia en función de la posición de escucha que ocupe en la sala. Los modos pueden formarse en todas las dimensiones de la sala; longitud, anchura y altura, por lo que su localización y tratamiento pueden ser complejos.

Intente mover la posición de los monitores y también del oyente para ver si puede mejorar la respuesta general de los graves. Esto llevará algún tiempo de experimentación y, a menudo, el resultado es sorprendente cuando se encuentra la mejor ubicación. Otra solución es colocar material de absorción sonoro diseñado para bajas frecuencias en los lugares que demuestren ser más eficaces de cara a reducir el efecto de los modos de sala (habitualmente las esquinas).

Muchos fabricantes comercializan dispositivos de absorción de sonido llamados trampas de graves que son diseñados para ser colocados en o cerca de las esquinas y reducir la cantidad de energía de graves reflejada en la sala. Al amortiguar la resonancia de los modos, la respuesta de graves de la sala puede ser suavizada.

Al colocar trampas de graves, compruebe siempre la curva de respuesta de frecuencia resultante tanto con ruido rosa como con un RTA o escuchando su material de referencia preferido para comprobar cómo afecta esto al sonido.

A través de este proceso de prueba y error, conseguirá llegar finalmente a la mejor posición y tratamiento para su entorno. De esta forma sacará todo el partido posible al sistema de monitores Core de Dynaudio, lo que le permitirá crear música y sonido capaces de llegar de forma clara al máximo de oyentes posible. ¡A disfrutar!