Your order

Close

Subtotals

LYD 8 User manual

Colocación de los altavoces

De cara a obtener el mejor rendimiento de los altavoces Dynaudio, debe tener cuidado a la hora de ubicarlos dentro del entorno de escucha. La sala afecta en gran medida al sonido, por lo que la ubicación y el ángulo de los altavoces con respecto a las paredes, techo y suelo resulta fundamental en cualquier entorno de escucha.

Eje acústico

El eje acústico es una línea imaginaria que pasa por el punto central del altavoz y se utiliza para su correcta colocación. Este punto, que mostramos en la Figura 3, debería ser usado para medir la separación y el ángulo con respecto al oyente. El punto está colocado a media distancia entre el límite del tweeter y el límite del woofer o cabezal de rango medio. Los LYD 5, 7 y 8 han sido diseñados para ser colocados en posición vertical y apuntando directamente al oyente, mientras que el LYD 48 ha sido diseñado para ser utilizado en posición horizontal.

Figura 3: El eje acústico

Figura 4: Diagrama de sala, paredes y techo

Figura 5: Ángulo del altavoz, 60 grados

Límites de la sala

Cada superficie de la sala constituye un límite para el sonido; suelo, paredes y techo. Los límites de la sala reflejarán el sonido en mayor o menor medida dependiendo de la composición de la superficie; madera, yeso, alfombras, etc. Debe evitar colocar recintos acústicos demasiado cerca de cualquiera de los límite. Cuanto más cerca esté un altavoz de un límite de la habitación, más anomalías puede haber en la respuesta de frecuencia graves del sistema. El ubicar un altavoz cerca de más de un límite a la vez (por ejemplo en una esquina) dará lugar incluso a más problemas en muchos casos.

Por contra, el colocar los altavoces exactamente a media distancia de dos límites de la sala puede sobre-excitar las ondas fundamentales de la sala, lo que hará que la respuesta en graves sea menos fiable. Esto también es válido para la posición de escucha. Estas anomalías de la sala están siempre presentes y la buena colocación del altavoz y del oyente reducirán sus efectos.

Una buena regla de oro para esto es colocar lo altavoces en algún punto entre un 25 y un 30% de la separación entre ambos límites de la sala, como puede ver en la Figura 4. Además, asegúrese dentro de lo posible de que la posición de escucha no sea justo en el centro de la sala. En las salas más grandes, esto resultará menos crítico que en las pequeñas.

A veces, esta colocación ideal resulta directamente imposible. Las limitaciones de espacio y la presencia de otros equipos o mobiliario en la sala dictarán también algunos aspectos de la posición del altavoz. La idea es conseguir lo mejor posible con las limitaciones que tenga.

Distancia de escucha

Los altavoces LYD 5, 7 y 8 han sido diseñados como monitores de campo cercano. Los monitores de campo cercano deberían ser colocados relativamente cerca del oyente, entre 1 y 2 metros. El LYD 48 puede ser usado tanto como un monitor de campo cercano como de campo medio. La distancia de audio ideal sería entre 1,5 y 2,5 metros.

Altavoces sobre la mesa de mezclas

Estos altavoces han sido diseñados para dar un buen resultado en una amplia gama de ubicaciones, incluso cuando los coloque muy cerca, directamente sobre la superficie de trabajo delante de usted. Si los coloca sobre una mesa de mezclas o consola, puede inclinarlos para hacer que queden orientados hacia el nivel del oído y conseguir así mejores resultados.

Soportes de altavoz

Si debe colocar los altavoces en soportes detrás de su superficie de trabajo o pantalla de ordenador a una mayor distancia, le recomendamos que utilice un subwoofer para aumentar la respuesta de frecuencias graves. Esto ayudará a que el sistema de altavoces alcance un volumen razonable sin saturar los altavoces.

Ángulo de escucha

Para empezar, debe colocar los altavoces de forma que los cabezales queden orientados verticalmente, con el tweeter directamente encima del woofer. Esta orientación asegura una correcta alineación de tiempo entre las frecuencias altas y bajas cuando llegan al oyente.

Ángulo horizontal

Debe colocar los altavoces de forma que creen un ángulo de 60 grados entre los altavoces, como le mostramos en la Figura 5. La forma más sencilla de conseguir esto sin medir el ángulo, es crear un triángulo equilátero entre los altavoces y el oyente. En otras palabras, la distancia entre ambos altavoces debe ser igual a la distancia entre cada uno de los altavoces y el oyente. Puede colocar el LYD 48 con los woofers hacia el interior (recomendado) o hacia fuera, dependiendo de cómo le resulte más fácil conseguir la forma de triángulo equilátero. Asegúrese de tomar las mediciones desde el eje acústico del altavoz.

Un método fácil de conseguir esto es usando la cinta métrica y la cuerda.

  1. De cara a conseguir la mejor respuesta, utilice la cinta métrica para comprobar que los altavoces no están colocados a más de 2 metros.
  2. Una vez que haya colocado inicialmente los altavoces, coloque un extremo de la cuerda en el eje acústico del altavoz y ténsela hasta llegar a la posición de escucha.
  3. Marque este punto con un rotulador o marcador.
  4. Repita eso mismo con el otro altavoz para asegurarse de que ambos están exactamente a la misma distancia del oyente.
  5. Utilice después la cuerda para medir la separación entre cada altavoz. Esta distancia debería ser también la misma, formando así un triángulo equilátero entre los dos altavoces y el oyente.
  6. Haga los ajustes necesarios hasta que el oyente y los altavoces queden separados a la misma distancia el uno del otro

Ángulo vertical

El ángulo vertical de los altavoces debería hacer que los altavoces quedasen orientados hacia el nivel de los oídos del oyente. Si el altavoz está colocado más alto que el oyente, debería inclinarlos hacia abajo. Por contra, si el altavoz está por debajo del nivel del oído del oyente, oriéntelos hacia arriba hasta que apunten hacia el oído, como le mostramos en la Figura 6.

Figura 6: Ángulo vertical de escucha